lunes, 29 de marzo de 2010

El tiempo verbal

Ansiaba poder tumbarme sin pensar en nada, desperezándome como si de la última vez se tratase y respirar sin presión alguna. Como cuando con las yemas de los dedos se dedicaba a recorrer la parte interior de mi brazo para introducirme en el sueño innecesario. Había olvidado que tenía el corazón roto, e inevitablemente perdí algún trozo por el camino. Evitaba a menudo cruzar pensamientos incompatibles por el miedo a sentirme como otras tantas veces, perdida en ningún lugar buscando la nada en un espacio demasiado grande. Intentaba recordar como empezó todo para quizás así poder predecir cual sería el final, aun así, apenas conseguía esbozar los principios de un comienzo que nadie recuerda. Era mucho tiempo el que había transcurrido desde el último beso en la frente, estaba seguro de que mis labios por aquel entonces estaban fríos y no volverían a sentir su calidez. Las soluciones eran pocas, además ninguna estaba clara, no me quedaba más que ser paciente, y aun hoy, sigo esperando.
Presente conjugado en pasado.



sábado, 27 de marzo de 2010

Buenos dias Reina

A menudo se despertaba por culpa de pesadillas. Ninguna en concreto y todas en general. Nunca conseguía relatar los malos sueños, y la verdad es que así lo prefería. Se le pegaban las sabanas y los incómodos sudores no la dejaban descansar tanto como quisiera. En la casi completa oscuridad de la habitación se colocaba mirando al techo y respiraba hondo hasta volver a conciliar el sueño. A veces unos minutos, otras la oscuridad se transformaba poco a poco en la aurora vespertina y la hora de despertarse se convertía en la hora de seguir despierta.

viernes, 26 de marzo de 2010

Chose Chosse Chosen


Colocada en una de tantas lineas imaginarias, me paro a pensar en que lado de ella estoy. Cual es el momento que vivo, y que tipo de aire me dedico a respirar. Que clase de deseos tengo y como pretendo conseguirlos. Intentando saber en que polo me posiciono, y cual es la botella que he elegido. Hacía mucho tiempo que no experimentaba ese extraño y anodino equilibrio que no se explicar porque ni siquiera puedo demostrar que exista. Todo separado curiosamente en parejas, enfrentado y dispuesto diferencialmente. Que fácil y aburrido sería elegir entre una sola opción, que frustrante llega a ser a veces esa tensa situación.. siempre hemos soñado y luchado por ser libres, y cuando por fin podemos elegir cuantas cosas están a nuestro alcance, nos quejamos de que el poder de decisión ejerce demasiada presión. 








El que elige no elegir siempre se equivoca.