domingo, 30 de mayo de 2010

La roja aurora

Me encanta cuando eres de mentira, porque entonces realmente siento que todo es verdad. Tantas veces he narrado las contiendas que dejaron de ser batallas para convertirse en paces. Ojalá sintieras como yo lo que ahora sucede, silencio miedo y una pausa demasiado larga, no es un reproche ni un enfado, tan solo es que me gustan las cosas bien explicadas. Muchas veces imagino que el imperio vuelve a su estado anterior, antes de los incendios y el nacimiento del Fénix, antes de las despedidas y los besos en la frente, antes de que te dieras cuenta de lo mucho que me querías, antes incluso de los eternos abrazos y las miradas comprometidas. Deseo que este imperio se levante conmigo, que despierte cada mañana como yo lo hago y que viva nuevos y brillantes días. Convéncele para que viva y sonría, explícale que jamás volverás y que te has ido para no volver bajo ninguna expectativa.. Díselo a el que quizás te crea.. porque yo siempre he sabido cuando hablas en de verdad y cuando dices mentiras.

te leo el alma hace demasiado, pero hace mucho que no te leo el alma.

domingo, 23 de mayo de 2010

Fantasmas del imperio

En la última conversación que tuvimos, me agarraba la mano con fuerza, como si supiese que todo lo que ha sucedido estaba por venir. Supongo que en cierto modo yo también auguré que un cambio se acercaba y no me fiaba de sus reiteradas promesas. Hice lo posible por evitar el irremediable fracaso, pero el destino posee armas que no conozco y aun no he aprendido a superar fuerzas desconocidas. Parece que justo hoy que no lo había recordado en todo el día ha querido venir a darme las buenas noches. Después del lejano viaje de kilometraje incalculable creo que lo mejor será que por hoy se quede a dormir, teniendo en cuenta que no puede existir contacto alguno, ni si quiera mental. Será nuestra resistencia, resistencia a lo imposible, como las fuerzas de la naturaleza que se atraen hasta su final en común, la destrucción. Si finalmente decide quedarse no sabré como mirarle, hace tantos días que no siento su aliento en mi frente que creo haber olvidado su color.

tu fuerza compensa la inexistencia de la mía.

Brisa naranja, cielo mandarina

Dejó de ser tregua y se convirtió en una batalla vencida, no se muy bien como, pero hice lo que debía. Hago el típico balance, pero es que no obtengo resultado, cuanto me alegro de haber olvidado lo números que escribimos juntos. Ahora lo veo todo mucho más claro, más vivo, más feliz y más naranja. Respiro con la misma fuerza que siempre, pero creo que me llega más aire. Creo que ya viví este tiempo antes, algún día mientras dormía. Se me antoja tan familiar la blanca sensación, tan de buenos dias, tan alegre y tan anodina. Juro no prometer y prometo no jurar ya. Que brillante veo la imagen y que eterna la sensación, que es de siempre y dura para más tiempo cabe. Me quedo así, tranquila y tumbada, azul y amarilla, sonriendo y tapada. Que manera tan peculiar tiene los momentos especiales de alimentarse, beben en cuanto a mi sonrisa y comen en cuanto a mis bonitas palabras. Que crezcan conmigo y pasen la noche despiertos, que les guste mi voz y me miren mientras duermo.

cuando el corazón canta las letras salen solas.

sábado, 15 de mayo de 2010

Analisis mensual

He pensado tantas veces en las hipótesis que un día, sin necesidad de formular,los dos imaginamos. A estas alturas, no se si valió la pena el sentimiento, la eterna promesa y el hecho de perder todo lo bueno que nos unía. Demasiado caro se me antoja el precio de la derrota, serán manias e hijas de catástrofes, fruto de intentar cambiar el destino que nos mantenía separados mientras nos cogiamos de la mano.
Déjame dormir, deja demirarme desde tan lejos y olvídate de todas las cosas no hicique te pedí que eses.

martes, 11 de mayo de 2010

Sol de medianoche.

No recuerdo bien cuales son las cosas que duran para siempre, y no se si es correcto utilizar la palabra infinito para hablar en presente. Te bañaré como el sol de media noche, y apagaré su enfado con la oscuridad para que me dejes dormir con los ojos abiertos para no perderte de vista. Que me despierten y me calmen besos blancos en la frente, cuando todo ruido se silencie y hasta la respiración expectante se pare. Sonrío de día cegada y sonrío de noche sin ver nada, que más da que tenga los ojos cerrados o abiertos si es color de la sonrisa no cambia.

que lejos queda lo favorito.

lunes, 10 de mayo de 2010

Dorado.

Cambias de cuerpo, y te renuevas por fuera y no tanto por dentro. Sientes como la corriente te recorre la piel, como tu color cambia aunque no lo puedas ver. Se recicla tu sonrisa y encuentras resplandor en siluetas que antes desconcias, pero tu y yo sabemos que nada permanece dorado demasiado tiempo. Las orugas siguen siendo orugas, no hay sufiente seda para envolver ciertas almas. Esperamos nuevas primaveras con las mismas antiguas esperanzas. Haré algún agujero en el cielo para que se escapen los gritos ahogados que te despiertan por la noches, y te prometo dormir contigo todo el rato, vigilia, tu y yo juntos, ese es el único trato. Prometeme tu ahora que lo pensarás, al menos para rechazarlo, te esperare atento si gustas y si no me quedaré callado.


permanece así, dorado.