lunes, 28 de junio de 2010

Yo, admito

No se cuanto tiempo durará todo esto, no me imagino vivir cada día la desilusión de que nada ha cambiado.
Ólvidate de los fallos que encontraste y perdóname.. ¿Lo vés? Has conseguido que me crea culpable de algo que simplemente tenía que suceder.
Se alarga el periodo de transición y es que creo que este en concreto no tiene fin. Ahora ya no tengo que imaginarme el imperio sin ti, solo tengo que vivirlo.
Aun hoy dudo entre cual será la mejor solución para dar fin a esa pena interna.. quizás mañana decida curarme aunque escueza. Quizás mañana vuelva a hablar de hoy e intente de nuevo buscar algo para que todo vaya mejor.
Aunque me cueste admitirlo no se estar sola en este imperio, por mucho que me pese construí un lugar nuestro, y no mío.

sábado, 19 de junio de 2010

Maldita inercia

Como cada mañana me viene el eterno recuerdo.. y como cada día intento creer que es la última vez. Permanece el registro de tu voz.. pero empieza a difuminarse tu sonrisa.. hace demasiado que no reímos juntos y parece que me está pasando factura. El sol del imperio está triste y apagado, no encuentro luz donde antes su figura me deslumbraba. Estoy perdiendo costumbres que adoraba y se me hace cada vez más raro el hecho de borrar tu nombre de mi vocabulario.
Como cada noche aíslo cualquier imagen vinculada a tu persona, y como cada madrugada me despierto con el pulso acelerado y la sensación de morirme por dentro. Me da miedo que nada de lo que me suceda de ahora en adelante te borre, tengo pánico al hecho de que te quedes dentro de mi alma para siempre. Lo que antes era el sentimiento más feliz del mundo a pasado a ser la manera de consumirse más lenta y dolorosa del universo.
Entonces la noche y el día se unen, y el ciclo se hace interminable, y él, tu bucle se adueña de mi alma y no me deja escapar

domingo, 13 de junio de 2010

En algún lugar

He de buscar el lugar donde nada me recuerde a ti. Allí las palabras que pronunciaste no podrán oirse. Las canciones que cantábamos no sonarán. Y todos los besos que me diste en la frente jamás fueron dados. Se me habrá olvidado tu blanco color y las camisas no se abrocharán con botones. Perderé memoria para olvidar las fechas que siempre he recordado y no sonreiré cuando estornude. No importará si llueve o hace sol, haré cuantas locuras quiera, pues tú no estarás ahí para reñirme, y no me sentiré nunca, nunca jamás mal. Dará lo mismo ausencia o presencia, porque tu no existirás..

miércoles, 9 de junio de 2010

Duermevela.

Las noches son demasiado largas en el imperio, el sol se esconde más tarde como de costumbre por la fecha, pero aun así el sueño no llega hasta la madrugada. Tengo demasiadas cosas que recordar, demasiados huecos en la memoria y muchas imagenes que empiezan a difuminarse.. No recuerdo su olor y temo no poder disfrutar de ningún aroma nunca más.. se me ha roto demasiadas veces el alma acordándome de el, y finalmente creo que será mejor que lo olvide. Perderá sentido todo lo que para mi ahora es, y lo que para mi ahora existe, aunque dejaré de ser y dejaré de existir de todas maneras.. Grabé demasiado pronto su esencia en mi alma, lo llame y lo creí destino y todo ha sido después de tanto tiempo, un descuido.



lunes, 7 de junio de 2010

Buenos dias en la tarde

Hoy se despertó tarde el imperio, quizás el sol llegó demasiado temprano o puede que la lune se acostase demasiado tarde. Está bastante desconocido y hablar con el resulta un poco desconcertante, no se donde está la gente que te conocía y tampoco se donde han ido lo que te querían conocer.. Ahora vivimos los que ni saben tu nombre y yo, que lo memoricé en el mismo instante en el que te conocí. Resulta difícil hablar de ti con quien te desconoce.. Sería más fácil si este imperio un día no hubiese sido tuyo, si en lugar de parecer que no hayas existido simplemente no lo hubieras hecho.

Pongo nombre a las cosas nuevas, y a las cosas viejas prefiero no nombrarlas. Quien me explicó el concepto que vivo de lo nuevo y lo viejo estaba poco acertado. Las cosas viejas que raramente se olvidan duran mucho más que las nuevas, viven más tiempo y sobre todo duelen más.

Me pregunto que hacía antes de meterte en mi mente. Antes de empezar a no pensar en otra cosa, antes de creerte invencible, antes de dejar la pelea que había empezado en tu bando.

Huracán

Deberías escuchar más a tu parte callada, a la que acude a las corduras, a esa que siempre te escucha si le hablas.

Puede que después de intentarlo tantas veces finalmente esta no sea la última. sabes bien donde buscar y por ello no sabes si cuando consigues algo lo encuentras o te has tropezado.

Cuando vuelvas para intentar dormir, para pensar a oscuras, para colocar en tu mente lo imposible.. avísame, siempre he sido especialista en desastres y situaciones impredecibles.

Descansa para cualquier imprevisto, ya sabes que aquí el sol no se pone, que la noche es demasiado corta y que el mejor y el peor día se solapan.. No se porque te explico tantas cosas, todo cuanto se me lo has enseñado tu, respirar era más difícil antes de que tu existieras.