viernes, 29 de julio de 2011

Lecciones

Si no hay señales corre, corre lejos donde ni siquiera tu puedas encontrarte. Un sitio donde no hayan números impares ni mentirosos. Escribe tu nombre en las paredes y recuerda que quien fuiste, aunque no te guste, será algún día quien quisiste ser. Muerde, llora, maldice y escupe, y hazlo todo cuantas veces quieras si después prentendes ir a dormir. Piensa que los hay valientes y cobardes, y no te enfades pues cuando conoces a alguien le preguntas el nombre. No elijas, no dejes que te elijan y sobretodo no elijas por otros ni dejes que los demás elijan por ti. Repite, afirma las veces que haga falta y no te enfades, no te olvides de lo bien que suenan las promesas por primera vez. Sonríe cuando creas que todo es horrible y solo desees gritar , porque cuando cuando seas feliz no te lo tendré que recordar. Suspira en los silencios, y comparte tus suspiros con los demás, salta, baila, come y ríe, mejor en compañía que en soledad. No te enfades si te olvidas de acordarte, la ausencia de olvido no significa recordar.

lunes, 11 de julio de 2011

Sinestesia.

Es como si por primera vez escuchase una canción, y como aquella vez se me eriza cada uno de los poros de la piel... Entonces siento el mismo escalofrío e inexplicablemente es como si fuera el primer sonido de mi vida.


Es como si por primera vez inspirase un olor, y como aquella vez se me ensanchan cada una de las cavidades de mi par de pulmones... Entonces siento el mismo temblor en el pecho e inexplicablemente es como si fuera el primer aroma de mi vida.


Es como si por primera vez viese una escena, y como aquella vez se me dilatan impacientes las pupilas... Entonces siento el mismo calor en la nuca y me lloran los ojos y se me empapan las mejillas e inexplicablemente es como si fuera la primera imagen de mi vida.


Es como si por primera vez tocase su piel, y como aquella vez se paralizan mis dedos y mis extremidades se quedan calladas... Entonces siento el mismo crujido en el corazón e inexplicablemente es como si fuera la primera caricia de mi vida.


Es como si por primera vez diese un beso, y como aquella vez se detienen mis cálidos labios y mi boca muere de miedo... Entonces siento el mismo ímpetu en el alma e inexplicablemente es como si fuera el primer sabor de mi vida.

martes, 5 de julio de 2011

Tempus, tempi.

Maldito seas tiempo infinito... Me elegiste a mi para probar que ni siquiera tu eres capaz de borrar los recuerdos de la mente, las voces blancas o las almas verdes.

Me duermo en tus brazos para despertarme sin apenas haber dormido. No descanso, río, lloro y te miro al pasar. Tú, que sabes estar, que vienes, que pasas, que fuiste y que serás... Tiempo constante y atento, nebulosa desconocida, eres mío y de todos, te quiero para mi, entero... necesidad o envidia.

Camino contigo y sola, se vivir contigo y no sin ti, y es que pierdo tu noción si no me cuido, tan básico y primario no sabría saber sin ti.



Corre demasiado, no se porqué tanta prisa...