martes, 1 de mayo de 2012

Mi vacío inexistente.


Ando despacio, y no se si es porque me pesa mucho el alma.
Crezco en infinidad de sentidos y siento la necesidad del cambio continuo.
Me pregunto cosas que no quiero contestar y exploto de impaciencia.
Espiran mis oportunidades para ser algo, algo más.
Evoluciona mi alrededor y me frustro por no ser tan rápida y contemporánea.
Me simplifico, y se que cada paso hacia lo sencillo destruye mi naturaleza especial.
Nací entre estrellas brillantes y yo he acabado por convertirme en una fugaz.
Etapas variables en el tiempo que se transforman para dejarte atrás.
Me quema el sentimiento de impotencia, me conozco y puede que no me guste el saber.
Soñando siempre con un espíritu frágil que se convirtió en invencible.
Prometiendo no cometer futuros errores siendo yo un ser totalmente imperfecto.
No voy a convencerme de nada, acabaría descubriendo la realidad.
Se me anuda el pecho cuando pruebo en intentos escapar.
No sirvió  tener un sexto sentido porque nunca nada ha valido.
Intenté sacar a la luz el orgullo pero no lo encontré entre tanta sombra.
Lo observo todo externamente y francamente parece que no exagero.


Siempre he creido que sería alguien  único e importante…
Supongo finalmente que seré únicamente alguien.